Tenemos miedo

Tenemos miedo

Tenemos miedo. Tenemos miedo a abrirnos y que nos hagan daño. Vivimos bajo esa mentira que nos limita y consume nuestro bienestar. Seguimos siendo dependientes como cuando éramos niños, cuando éramos vulnerables y nuestro estado emocional y supervivencia dependían de cómo nos tratasen papá y mamá.

Tenemos miedo a que nuestra autoestima, tanto tiempo trabajada en cursos y terapia (los valientes que se atreven), se venga abajo si nos abrimos a la persona equivocada. Pero no existe una persona equivocada, existe nuestra apertura al amor o el cierre preventivo que nos limita el gozo y provoca nuestro sufrimiento.

Tenemos miedo a abrirnos y ser traicionados. Y tu miedo tiene razón, cualquier persona que conozcas acabará traicionándote, haciéndote daño, si pones sobre sus hombros la carga de hacerte feliz. Otra de las grandes mentiras de la mente porque nadie tiene la capacidad de hacernos felices y si le cargamos con ese peso imposible de satisfacer somos en realidad nosotros los que estamos traicionando, esperando que otro nos ofrezca lo que estamos escondiendo dentro de nosotros. Nos pueden prometer la Luna, incluso llevarnos a ella, pero nunca será suficiente para nosotros. Porque el Amor que anhelamos solo es posible sentirlo yendo hacia dentro y si lo tenemos encerrado y protegido por mil candados no habrá estímulo externo que pueda satisfacernos, que pueda igualar el anhelo de nuestro corazón de vibrar desde su fuente de Amor. Sentiremos alegría y pasión, pero al final nos veremos inundados por la misma frustración, víctimas de nuestro mayor engaño: “Si encuentro a la persona perfecta para mi, y hace lo que yo espero, seré feliz”.

Cualquier persona es perfecta para ti si te ayuda a abrir tu corazón. Lo que ocurre es que, a veces, lo tenemos tan protegido, tan inmensamente cerrado, que el otro que nos ama trata de abrirse camino hacia nuestro corazón a martillazos contra nuestra impenetrable armadura. Tratando en vano de sentir aquello que intuye en nosotros pero que nosotros tanto protegemos.

Solo si tomamos la decisión de abrirnos ante el otro, si somos constantes en nuestra valentía de llegar a lo más profundo de nosotros mismos más allá de los gritos de miedo de nuestra mente, podremos sentir nuestra fuente de Amor fluyendo a borbotones. Y en esa experiencia de éxtasis desaparecerá nuestro ego (de ahí el miedo) fundiéndose con el otro si tiene la valentía de acompañarnos en el proceso. Pero incluso ese éxtasis no durará para siempre, a no ser que tras el encuentro sigamos abiertos completamente, a la vida y todas sus vicisitudes. Si al salir del profundo encuentro con nuestro amante nos cerramos esperando la vida perfecta, por miedo a que alguna circunstancia de nuestra vida nos haga daño, será la Vida la que pensaremos que nos traiciona.

Y si has perdido a tu pareja, como le ha sucedido a un par de pacientes míos esta semana, o estas soltero como me pasa a mi, tienes la oportunidad perfecta para abrirte al dolor, abrirte a lo que sea que estás sintiendo aquí y ahora, y descubrir que el AMOR es algo que llevas dentro, no algo que el otro te regala y te puede arrebatar en cualquier momento.

La realidades que solo podemos traicionarnos a nosotros mismos, porque somos los únicos que tenemos la llave que puede abrirnos de par en para a la experiencia que nos han adelantado maestros y místicos: “Dios está en ti”. Puedes traer el paraíso a la Tierra si recoges las expectativas infantiles que pones en el otro y utilizas esa energía para tener la fuerza de disolver el miedo, y todas las defensas que has construido en su nombre, para salir del encierro que ahoga tu corazón y abrirte de par en par a la magia del encuentro con el corazón del otro y con la más alta vibración de la Vida.



  1. Cuando nos cuentan lo que ya sabemos, te produce un malestar semejante a cuando te pillan en una mentira, porque en realidad es eso lo que nos está pasando en este momento. Nos cerramos tanto que “olvidamos” el secreto que tenemos guardado ajo siete llaves, nos instalamos en la mentira a nosotros mismos, nos la hemos repetido tantas veces que nos la hemos creído, no voy a permitir que nadie me haga daño, prefiero estar sola a mal acompañada, va listo quien crea que me puede traicionar… ¿nos empoderamos? No, nos vamos poniendo corazas, una forma como otra cualquiera de esconder el miedo a que nos descubran con toda nuestra imperfecta humanidad, porque no reconocemos que no nos gustamos y si tú no te gustas a ti misma, no le vas a gustar a nadie, porque no hemos aprendido a querernos más que a nadie en el mundo, si no sabemos darnos AMOR ¿que le vamos a dar a esa persona a la que se lo estamos pidiendo?, si no vamos mia saber valorarlo, porque desconocemos lo que se siente en realidad porque no lo hemos experimentado. ¿Como vas a pedir que te hablen en alemán si antes no lo has aprendido? ¿Como vas a gozar de la lectura de un libro escrito en un idioma que desconoces?
    Antonio, nos ha puesto a reflexionar sobre la inutilidad de nuestras corazas, sobre nuestra cobardía que nos impide vencer al miedo y salir a pecho descubierto a amar y ser amados, pero ese miedo nunca lo vamos a vencer si no aprendemos el idioma del Amor y lo practicamos con nosotros mismos, cuando estemos listos, el miedo desaparecerá, las siete llaves abrirán la caja de los secretos y las corazas se volatizarán, nuestras protecciones desaparecerán porque ya no las necesitaremos entonces si estaremos empoderadas/os y sabremos cómo satisfacer nuestros deseos, de AMAR y ser AMADOS y no tendremos miedo a embárcanos en la aventura del AMOR.

    • No, no esperar a ser amados, si amas el amor ya está contigo. Todos tenemos capacidad de amar, no hace falta estudiarlo, hazlo no lo pienses tanto, que corra el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.