Foto de Ana Alonso
https://www.facebook.com/AnaAlonsoF?fref=ts

Tu maltratador te quiere

Las conductas de maltrato en la pareja normalmente nacen del amor, así que en este contexto sí, tu maltratador te quiere. Te quiere mal, pero te quiere.

Supongo que leer esto te ha puesto la piel de gallina, que estarás escandalizada en este momento o pensando si estoy loca. Lo entiendo, sobre todo porque no dejamos de oír lo contrario: “Si te maltrata no te quiere”, “Eso no es amor”, “Quien te quiere no te hace llorar”, etc…

Es bastante frustrante y hasta increíble que en un tema en el que hay tanta información y ante el que supuestamente estamos tan concienciados, la cosa no mejore. Seguimos viendo en las noticias casos horribles de maltrato en la pareja y no sólo eso, es que además las conductas sexistas (machistas) entre los adolescentes crecen. Y por supuesto en mi consulta es un tema que últimamente veo repetirse demasiado. En los últimos meses se ha repetido tanto que es lo que me ha impulsado a escribir este post. Mujeres que llegan con ansiedad o síntomas depresivos, que a los diez minutos de sentarse frente a ti te están hablando de una relación de maltrato físico o psicológico. Un patrón que se repite, como también se repite su reacción cuando se les hace ver que están viviendo una situación de maltrato. “Pero él me quiere”, y también se repite mi respuesta: “Claro que te quiere”, y automáticamente la cara de desconcierto, de no entender nada… Si me quiere…cómo va a ser un maltrato…

Creo que ya es hora de llamar a las cosas por su nombre y de perder el miedo a lo que es. Es cierto que este es un tema muy complicado, en el que intervienen muchas variables y que hay perfiles y situaciones muy distintas, pero estoy convencida de que disfrazar las cosas y no ser realistas no está haciendo más que complicar más aún el problema. Y lo cierto es que sí, el maltratador quiere a su pareja. Desgraciadamente y en la mayoría de los casos es así. Otra cosa es que sea un amor enfermizo, tóxico, patológico, etc. Pero es amor. Insano…pero amor. De la misma forma que son insanas las conductas de sobreprotección de padres a hijos, y que se manifiestan en un control exagerado del niño o adolescente, y que nadie duda de que son conductas que nacen del amor (lleno de miedos…pero amor). Y es que quizá ahí está la clave, cuando alguien te importa es cuando aparece el miedo y cuando afloran todas nuestras inseguridades, complejos, dependencias y un largo etcétera de carencias a nivel emocional que van a hacer que empiecen a aparecer conductas para intentar poner control en lo incontrolable.

Todas las conductas que lleva a cabo una persona que maltrata a su pareja tienen que ver con un estado de alerta o de inseguridad que se produce en su cerebro. Son personas inseguras y que no saben gestionar las emociones (sobre todo las desagradables), y esta represión muchas veces desemboca en explosiones de ira. Miedos e inseguridades que afloran sobre todo al vincularse de una manera profunda, cuando alguien se convierte en importante, porque es ahí cuando inevitablemente aparece también el miedo a perder a la persona a la que quiero. Es entonces cuando empiezan a aparecer todas estas conductas de control que generan los celos, por ejemplo. Control del móvil, de la ropa, de los amigos…CONTROL…que lleva a un aislamiento cada vez mayor en muchos de los casos.

¿Temes que te quiten algo que no te importa? Porque es que además casi siempre es lo mismo: “Al principio no era así”. Y es que a medida que el vínculo es mayor, el miedo y las inseguridades también crecen, porque precisamente es ahí donde está el problema, en la manera de amar, de vincularse. En la incapacidad de vincularse de una forma sana.

Creo que si la mujer entendiera mejor que esto es lo que pasa, que es compatible el amor con el maltrato, entendería antes lo que le está viviendo. Ella siente que su pareja le hace daño, pero también que la quiere, y esa supuesta contradicción genera una incomprensión tan grande que dificulta mucho que se dé cuenta de lo que está pasando, de que es una mujer maltratada.

Por lo tanto y como conclusión espero dejarte claro que alguien que te quiere te puede tratar mal, que es muy complicado que un maltratador deje de serlo si no tiene conciencia de lo que le pasa y sin ayuda profesional, que una relación que te haga sufrir NUNCA merece la pena, y que mereces VIVIR y no estar muerta en vida, ni siquiera por amor.

Monica González Agüero



  1. Hombre claro. Con 14 fracturas en mi cuerpo me demonstraba cuanto me quería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *