2013, un año para crear nuestra realidad

2013, un año para crear nuestra realidad

¿Podría ser verdad que somos creadores de nuestra realidad?

Desde la formulación del principio de incertidumbre de Heisenberg pasando por la interpretación de Copenhague, de Bohr, Heisenberg, Pauli y otros, se afirma que la realidad no existe sin la influencia del observador que la observa. Es muy aventurado mezclar las teorías de la física cuántica (que tratan de explicar las leyes de las partículas subatómicas) con los principios de la física mecánica que gobiernan los objetos más grandes, pero los avances de la física quizá nos están dirigiendo hacia cambios de paradigma que suponen una autentica revolución a la hora de entender nuestro mundo y nuestras vidas. Tan grande posiblemente como la que los humanos tuvieron que hacer al pasar de ser el centro del Universo (observando lógicamente como el sol se movía a lo largo del día) a que éramos nosotros los que nos movíamos alrededor del sol, o que la Tierra no era plana (como parece evidente echando un vistazo o caminando durante unas horas) sino redonda (y por tanto en algunos lugares los seres humanos debían estar boca abajo). Lo que parece evidente es que nuestros sentidos no nos describen la realidad sino una pequeña parte de ella y negar aquello que no podemos “ver” o que todavía desconocemos no es una conducta muy científica.

En los últimos tiempos ha habido muchas teorías basadas en esto, las teorías de la ley de la atracción, los mensajes del libro “El Secreto”, etc. Seguramente no todo será según lo interpretamos pero lo que parece lógico es que lo que hemos creído hasta ahora no es tan cierto como parece y que podría ser interesante empezar a abrirnos y a comprobar si todos estos movimientos se pueden aplicar a nosotros o no.

Ya conocemos el concepto de la “profecía autocumplida” que explica como lo que creemos que va a ocurrir acaba ocurriendo en realidad. Por ejemplo, si pienso que algo me va a salir mal estoy tan tenso cuando lo realizo que las posibilidades de hacerlo mal se disparan o dejo de intentarlo al primer fracaso cuando si pensase que seguro que lo consigo lo haría con una confianza, una intensidad y una constancia que seguramente me llevarían hacía el éxito.

Es por eso que nuestra propuesta para este 2013 que empieza es el compromiso con crear nuestra realidad. Y eso pasa por, primero definirla y describir con el mayor detalle posible que es lo que realmente queremos, segundo empezar a actuar como si aquello que deseamos fuese a producirse con total seguridad, jugando a “como si” ya estuviese en vías de realización y haciendo todo lo necesario para llegar hasta ello. Desde los objetivos más pequeños y alcanzables hasta, sobre todo, los más disparatados. Quizá la única norma imprescindible podría ser que fuesen realmente nuestros deseos y que nuestro cuerpo y mente se enfocasen sin contradicciones hacía ellos.

Creo sinceramente en que podemos realizar exactamente lo que deseamos y que la mayoría de las veces que fracasamos en nuestros intentos es porque no estamos dispuestos a hacer lo necesario para conseguir lo que nos hemos planteado, es decir, el esfuerzo dedicado a conseguir el objetivo no es proporcional a lo ambicioso del mismo, o porque no lo hemos definido de una manera apropiada y por tanto nuestro cerebro no puede construir los caminos que llevan hacía el éxito.

Dice uno de los principios de la Terapia de Interacción Recíproca que no podemos realizar aquello que no hayamos imaginado antes así que… ¡invirtamos tiempo en imaginar con exactitud lo que deseamos! ¡Pongámoselo fácil a nuestro cerebro! La mayoría de nosotros somos expertos en todo lo contrario, en estar todo el día con miedo a aquello negativo que pudiese pasar, todo el día quejándonos, todo el día a cuestas con la famosa crisis que nos rodea. Cuando nuestras visiones crean o describen entornos catastróficos es normal que nuestro cerebro se centre en que tengamos precisamente eso. Si os digo que hay un montón de coches cuya matrícula termina en “8” seguro que empezaréis a ver muchos más que los que visteis la semana pasada.

Así que con un fuerte abrazo agradecido por vuestra compañía en este camino vital, el deseo que lanzamos con fuerza al Universo los profesionales de Avatar Psicólogos para vosotros es que la realidad que os rodea vaya tomando la forma de lo que habéis ido construyendo, primero en vuestra cabeza y luego con vuestras acciones. Que el año 2013 sea el de recogida de aquello que hayáis estado sembrando y, si no hemos sembrado el producto que deseamos, que sea el año en el que se remueva la tierra y empecemos a plantar las semillas que, tras respetar la ley de la cosecha, produzca el fruto que deseamos en nuestras vidas.

¡Feliz 2013!



  1. Anonymous Says: enero 8, 2013 at 1:28 pm

    Avatar, es un placer “tenerte” de catalizador… Y seguir CRECIENDO 😀 Mil gracias! :-)
    Estoy convencida de que cada uno de nosotros construimos nuestra realidad. Sin embargo, también estoy convencida de que cada uno tenemos “nuestro momento”….. Y ese es el “mejor””. Siento que, tal vez, el “cambio” de año, lo relacionamos con un “cambio de ciclo”…. Y nos vemos en la “necesidad” de crear esa realidad…. Tal vez, a destiempo? 😉
    Un abrazo…. Y gracias por seguir “aquí”
    Marta

  2. Anonymous Says: enero 9, 2013 at 10:50 pm

    ¿Y cuando no se sabe muy bien lo que se desea, no existe un objetivo claro?

  3. Mis 4 propósitos para el 2013:
    – SOÑAR MI 2013,
    – CONSTRUIR MIS SUEÑOS,
    – VIVIR MIS SUEÑOS CONSTRUIDOS
    – COUNIR VIVENCIAS DE LOS SUEÑOS CONSTRUIDOS CON MIS IMPORTANTES

  4. Anonymous Says: enero 14, 2013 at 12:52 pm

    que seas feliz!!!feliz!!! feliz!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *