Volar hacia la libertad

Volar hacia la libertad

Iniciar nuestro viaje del héroe, nuestro camino de libertad y superación es difícil, en ocasiones, tremendamente difícil.

Pero cuando respondemos a esa llamada interna hacía el desarrollo de nosotros mismos, cruzamos el umbral y comenzamos el viaje también se abren ante nosotros días espléndidos, momentos en los que al superar nuestras sombras y demonios trascendemos nuestras limitaciones y somos capaces de volar más allá de nuestras carencias y nuestros miedos. Momentos de conciencia plena y encuentro con nuestro verdadero Ser que llenan nuestro corazón. El premio final es la libertad, pero antes de llegar a ese momento sublime tenemos otros muchos regalos en forma de experiencias, viajes, descubrimientos, sensaciones…

Hoy quiero compartir la alegría de dos mensajes que he recibido de dos personas, de dos heroínas, que han sido capaces de superar sus miedos y que, generosamente, han compartido conmigo el mismo día a la misma hora su libertad y sus sensaciones al volar por encima de sus antiguas historias y limitaciones. Puede parecer que son dos personas que han conseguido viajar superando sus miedos, pero lo que nos regalan con su experiencia tan simbólica es mucho más.

Y es que ese es el objetivo de todo proceso psicoterapéutico:

– Iluminarnos y volar por encima de las limitaciones de nuestro ego, de nuestra mente temerosa por la supervivencia, hasta el Amor que somos.

– Reencontrarnos con la libertad, encontrarnos con la plenitud de nuestro Ser, con ese Todo que somos.

Y los terapeutas tenemos la suerte que con su valentía, su esfuerzo y su constancia (la cuarta “c” del cambio de la que hablaremos algún día) nuestros pacientes nos enseñan que la superación es posible, que la felicidad es posible, que el miedo se desvanece ante el Amor y que nuestra tan ansiada libertad esta ahí, al alcance de nuestra mano, pero no cuando la alargamos hacia fuera sino cuando buscamos hacía dentro. Nos demuestran que el viaje merece la pena, que nuestras sombras y demonios se desvanecen ante nuestra Presencia, que el objetivo final es la libertad y todos podemos recuperarla, por mucho que la hayamos enterrado bajo escombros de miedos, penda-mientos, victímismos e historias.

Es posible ¡gracias por recordárnoslo!

Por muy difícil que sea el camino hacia nosotros mismos, al final se encuentra nuestra libertad


  1. Anonymous Says: marzo 1, 2014 at 11:50 am

    Me alegro mucho por esas personas. Es genial cuando consigues algo de lo que no te creias capaz, pero algunas luchas te llevan toda la vida.

  2. Mil gracias por compartir estos PRESENTES :-).
    ¡Enhorabuena, heroínas!!! :-)
    Un abrazo,
    Marta

  3. Para los que nos gusta viajar esta bueno poder averiguar en internet sobre distintas ciudades y sobre todo encontrar imágenes de Nueva York que es una de mis favoritas. Aunque el ultimo año pude viajar a madrid y la verdad también es muy bella ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *