Sobre grandes corazones

Muchísimas gracias a todos/as por vuestros comentarios y por los poemas, citas y canciones regaladas. Las diferentes perspectivas, las diferentes vivencias y las diferentes opiniones compartidas enriquecen enormemente cada uno de los post y lo hacen mucho más valioso. Gracias.

Estaba contestando a los comentarios del post anterior y me estaba alargando tanto que he utilizado el enchufe que tengo en mi propio blog para hacerlo en un post aparte*. Hace unos dos mil años una persona única, Jesús de Nazaret, nos dejó un mesaje que decía “Ama al otro como a ti mismo”. No en vez de a ti mismo, ni contra ti mismo, ni a pesar de ti mismo. Ama al otro como a ti mismo. Así que si, yo diría que para amar a los demás hay que amarse primero a uno mismo, pero no me voy a apropiar de las palabras de alguien tan sabio, son suyas no mías, y yo solo las tomo prestadas para reproducirlas y tratar de honrarlas.

Me ha encantado la reflexión de uno de los anónimos “Amar es alegrarse por la mera existencia del ser amado”. Ufff que difícil no amar por lo que a mi me hace sentir bien sino por lo que la otra persona es. Que difícil permitir lo que es mejor para el otro sin caer en el autoengaño de lo que es mejor para mi mismo. En este punto no puedo mas que compartir las palabras de Noelia (gracias por firmar), me queda mucho por aprender. Pero estoy en ello.

Federicas o Federicos da igual, es tan solo un nombre. Elegí Federica como nombre para la protagonista del libro que estoy escribiendo para honrar a todas esas mujeres que, en mucho mayor número que hombres, profundizan en el desarrollo de su libertad y su felicidad, aunque duela. En cada post Federica podría ser Federico y viceversa, aunque hay aspectos de género que nos diferencian, como bien dicen las palabras de Erich Fromm que Marta nos ha traído, en el centro mas profundo somos iguales, somos Uno.

Me siento afortunado por compartir camino vital con corazones tan grandes, muy afortunado y muy agradecido.

También comparto al cien por cien eso de que la naturaleza humana es maravillosamente indefinida y complicada ¡Supongo que por eso elegí la profesión a la que le dedico tanto tiempo! En las emociones humanas las cosas se confunden, se enredan, se escapan del entendimiento lógico de la mente. La misma acción puede significar o ser provocada por dos cosas completamente diferentes. A veces lo valiente es irse, por ejemplo cuando amas a alguien que no te corresponde, cuando alguien te ama y tú no correspondes en la misma intensidad (aunque estés cómodo) o cuando el amor compartido daña mas que hace crecer (aunque esto no se si yo lo llamaría amor). Y a veces lo valiente es quedarse, cuando lo que te impulsa a irte es el miedo a salir de tu zona de confort. De esto último habla el post. Valiente o cobarde quien sabe, a veces las apariencias engañan, a veces nos autoengañamos.

¿Quién puede elegir no enamorarse? No creo que esto sea posible, por lo menos cuando hablamos de Amor con mayúsculas. Y ahí reside la diferencia entre sentimiento, palabra hermosa, y la perversión en la que se convierte cuando es creada desde el miedo y no desde el Amor. El miedo provoca que la mente nos mienta (la famosa frase de Roberto Aguado “la emoción decide y la razón justifica”) y lo complejo es diferenciar desde donde sentimos lo que sentimos. ¿Es un Amor libre o es el miedo que proviene de la necesidad de llenar una carencia? Por eso es importante amarse a uno mismo para poder amar a los demás, porque solo cuando nos sentimos llenos podemos Amar desde la libertad, sin la espada de Damocles de la necesidad. Aunque como muy bien dice alguna de vosotras son caminos que pueden ir perfectamente juntos, de hecho la pareja es el escenario perfecto para que aparezcan nuestras sombras y nos permite, aquí es donde tenemos que ser valientes, que podamos afrontarlas. Y para tener la fuerza de enfrentarnos a aquello que tanto nos atemoriza ¿que mejor motivación que el amor que sentimos por el otro? La relación de pareja es una auténtica oportunidad para crecer en el amor hacia uno mismo, mientras disfrutamos del amor compartido. Misterio. Las relaciones “mágicas” tienen componentes misteriosos y otros que no lo son tanto. Como psicólogo navego cada día memorias antiguas que nos esclavizan y nos llevan a tomar decisiones que tratando de “salvarnos” nos limitan. Para luego dedicar nuestra energía e inteligencia a justificar lo que una memoria, con la información sin actualizar de cuando éramos niños vulnerables y dependientes, ha decidido. Para luego justificar la justificación de la justificación… Pero hay otra parte intangible, a la que los psicólogos no podemos ni acercarnos en la consulta, que está o no está en una relación, que es cualitativamente diferente y que se escapa del entendimiento humano para entrar en el Misterio. Como bien dice la oración de alcohólicos anónimos lo importante es que se nos conceda la “sabiduría para conocer la diferencia”.

Y, por último, si, es mas fácil decir las cosas por escrito, sin duda. Supongo que por eso hay textos que se llaman las Sagradas Escrituras y hay pocas que superen el poder de emocionarnos de poemas o cartas de Amor. Espero que todos sigamos escribiendo, aunque obviamente no nos olvidemos de expresar con palabras aquello que escribimos, especialmente cuando lo hacemos hacia las personas que queremos.

Un abrazo y, de nuevo, muchas gracias.

* Este post es en respuesta a los comentarios del post anterior.



  1. Anonymous Says: mayo 24, 2012 at 12:29 pm

    Hola! Acabo de leer este post después de haber comentado en el anterior, así que poco puedo decir ya, salvo que me ha encantado y chapeau! Sigo con problemas de mi cuenta de Google y no puedo aparecer registrada como suelo hacerlo, pero soy Nakrama. Saludos a tod@s y sigue con posts tan inspiradores!!

  2. Avatar!!!!! Óoooooleeeeee!!!:-)
    Gracias, otra vez 😀
    Nakrama…. pleased to meet you 😉 Jajaja Entraré en “Luces y sombras”….. Me gusta el nombre.

  3. MENUDA SORPRESA!!! CUÁNTA LLUVIA DE REGALOS!!!
    Esta mañana, antes de comenzar a trabajar, he leído las nuevas aportaciones del post anterior y me han gustado muchísimo, sobre todo las de anónimo 4 que, sin conocerte personalmente pero de leerte por aquí, tenía la intuición de que eras tú Nakrama 😉
    Tenía muchísimas ganas de ponerme a contestar, pero no me daba tiempo, así que he decidido dejarlo para la noche y… vaya sorpresa me he llevado con este nuevo post…así que, ya me has dejado sin palabras…
    Solo puedo unirme al “CHAPEAU” de Nakrama y al “OOOOOLEEEEE!!!!” de Marta.

  4. Jajaja…

    Sin palabras, sin palabras… va a ser que algo si me gustaría decir:

    Me llama la atención la expresión: “Y a veces lo valiente es quedarse, cuando lo que te impulsa a irte es el miedo a salir de tu zona de confort”.
    Y me llama la atención porque estoy convencida de que cuando el AMOR a los demás es en mayúsculas, verdadero y correspondido, esa interdependencia, no solo no te hace salir de la zona de confort, sino que la sensación global de bienestar y comodidad se incrementa.
    ¿Si realmente sientes que te alejas de tu zona de confort es AMOR?

  5. Hola, hace tiempo que no comento en este blog, aunque siempre leo tus entradas.
    Sí que es difícil renunciar a un Amor con mayuscula, pero a veces hay que hacerlo por nuestra propia felicidad, porque ese amor no es bueno para nosotros, hay que cortar esa relación y esperar a que el destino te ponga en tu camino ese AMOR que te haga feliz.
    Efectivamente hay que amarse a uno mismo para amar a los demás, tú me enseñaste eso muy bien y los aprendí, aunque me costó, ahora lo practico, y muy bien, creo, ahora he encontrado mi camino, el tercer camino de mi vida y estoy feliz y tranquila.
    Gracías por estas entradas que nos das que tanto nos enseña y nos hacen pensar y reflexionar en nuestro interior y encontrarnos con nosotros mismos.
    Saludos a tod@s y para ti, Antonio, un abrazo.

  6. InmaMonarca Says: mayo 28, 2012 at 10:17 pm

    Empezé el camino de la Libertad, como una auténtica Federica, gracias a una persona especial, a varias enfermedades y a un “desamor” enfermizo y controlador.
    La persona especial me hizo pensar en qué estaba haciendo con mi vida. En cambio me estaba dando un curso de “Intervención en crisis”, y la que estaba en crisis era yo!!.
    Esta persona especial me hizo ver que yo también utilizaba a las personas con “control”. Y que no me quería a mí misma lo más mínimo.
    Ha pasado tiempo, el camino sigue su curso.
    La intensidad que viví fugazmente con esta persona especial nunca será olvidada por mí, porque me dio más que recibió, abrió su corazón o su deseo, o sus sentidos, para sentir, precisamente algo mío. Me ayudó a sentir, a saber lo que era capaz de sentir, y de lo que podían darme.
    Esto sólo lo hace una persona que ama al ser humano incondicionalmente aunque nunca se lo haya dicho.
    Fui afortunada en descubrir que podía encontrar personas que me amaran de formas diferentes, y de ver que los Federicos existen.
    Gracias por dedicarte al Ser Humano, y por saber Amar.
    Yo sigo el camino de amarme.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *