Recipientes perfectos

Recipientes perfectos

Aprovecho una cita de autor desconocido que nos trae Loose para, tras hacer unos cambios y adaptarla a nuestra opinión, desarrollar este post.

Los hechos son siempre vacíos, se transforman en sentimientos con la forma del recipiente en el que se depositan.

Las cosas que ocurren no son lo importante, lo importante es lo que hacemos con ellas. La misma situación crítica será para algunos una oportunidad para mejorar, cambiar, adaptarse, evolucionar y para otros una oportunidad para quejarse, culpar a los demás o al destino y seguir esperando a que sean los demás, o el destino, los que hagan algo que mejore sus vidas.

Somos cada uno de nosotros los que les damos un significado a los acontecimientos que nos rodean, somos ese recipiente en el que se introducen los hechos y toman una forma u otra. Podemos encontrar muchos tipos de recipientes, dependiendo del material del que están hechos y la forma en la que fueron moldeados cuando todavía eran flexibles y moldeables. Así podemos observar diferentes tipos de recipientes: algunos, que fueron golpeados con dureza están llenos de picos, aristas y zonas que pinchan provocando dolor, aunque lo que duele de verdad es la presión del líquido depositado dentro de esas aristas; otros a los que no se le pusieron limites y entonces todo líquido que entra se desborda sin control; otros, por el contrario, fueron tremendamente limitados y el líquido encuentra espacios tan angostos y estrechos que casi no puede expresarse; otros muchos fueron moldeados según las necesidades del artesano, sin tener en cuenta las características especiales del material con el que trabajaban y por tanto desde entonces se pelean con funciones para las que no fueron creados. Aunque seguro que la gran mayoría fueron creados desde el amor del artesano los diferentes avatares a los que estuvieron expuestos hacen que no haya dos recipientes iguales.

Pero más allá de como fuimos moldeados, lo importante es que si ponemos un poco del calor del amor a nuestro lado podremos generar la temperatura necesaria para permitir que el artista que somos ahora pueda retocar aquellas cosas que considere para construir el recipiente deseado. Y no hay nada más bonito, una vez que hemos moldeado el recipiente a nuestro gusto, que luchar por los valores que consideramos justos frente a las agresiones, egoísmos e injusticias de nuestro alrededor.
Pero no desde la rabia o el daño ya, sino desde el profundo amor que brinda el conocer por qué lo estamos haciendo y con la fuerza extraordinaria que nos da el tener una misión y un sentido profundos para esa lucha. Porque quizá desde nuestro equilibrio y nuestro amor podamos ofrecer la oportunidad para que aquellos recipientes dominados por sus aristas encuentren el calor que ablande sus formas y puedan iniciar, si lo desean, el camino de su transformación hacia lo que realmente son, recipientes perfectos en su singularidad.

Ofrezcamos el calor necesario para que nuestro artista interior encuentre la inspiración para crear la más bella obra de arte, nosotros mismos, un trabajo especial que jamás termina.



  1. Contestando a Demófila en “El vacío de…vivir”, me encuentro con tu nueva entrada.
    Es así, somos nosotros mismos los que le vamos dando forma al recipiente…No quiero repetirme, puesto que me volvería a enrollar con que he comentado hace un rato.
    Además tú le acabas de dar la forma perfecta.

    Así que,…..hagamos despertar de su letargo a nuestra capacidad creativa y…..manos a la obra!

  2. Muy conectados Loose los dos escribiendo de lo mismo al mismo tiempo en lugares diferentes, gracias por la idea con tu cita de ayer.

  3. Efectivamente, la creatividad es un trabajo que jamás termina…

  4. DEMOFILA Says: mayo 1, 2009 at 7:33 pm

    Nuestro recipiente nace con nosotros, lo vamos moldeando con la vida, y la vida al mismo tiempo nos moldea a nosotros, las aristas duelen, como las heridas que no cicatrizan nunca, escuecen, no se curan bien, hasta que el dolor nos hace reaccionar, entondes es cuando…, con nuestro propio dolor, vamos dando forma, la forma que queremos, a nuestro recipiente, le pulimos las aristas, las vamos eliminando, delicadamente, con un poco de miedo, por si nos pasamos, y el recipiente pierde, por si pierde parte de nuestra vida, cuándo conseguimos moldear y hacer un recipiente nuestra medida, puede llegar otro dolor, otro problema, que lo transforme en un recipiente distinto, nunca acabamos de moldear nuestro recipiente, la vida se nos rebela, los fantamas nos acosan, los impulsos nos vencen ¿cómo haremos para conseguir un recipiente perfecto?, comenzar de nuevo, y cada vez que la vida quiera transformarlo a su medida, nosotros continuaremos comenzando, tantas veces como hagan falta, los fantamas huirán, al ver nuestra valentía, los impulsos no nos vencerán, y nosotros seguiremos airosos nuestro camino por la vida, con el recipiente, por fin, perfecto, y a nuestra medida.
    Hoy, 1 de mayo, Día del Trabajo, tenemos que acordarnos de aquéllos que no pueden hacer un recipiente, en su vida, a su medida, porque la vida nos les acompaña, no pueden ganarse el sustento diario para sí y para sus familias, los problemas que tienen hacen que el recipiente pierda parte de su energía, en fin, recordemos a estos parados de España, a los que les hace falta mucha ayuda y apoyo por parte de todos los españoles.
    Dijo Seneca: “Más pena nos da la opinión del trabajo que el trabajo mismo” y “para el hombre ocupado no hay día largo”.
    Los parados no tienen opinión del trabajo, porque carecen de él, y todos sus días son largos, porque no tienen trabajo.
    DEMOFILA, con pena por los parados de España.

  5. Anonymous Says: mayo 1, 2009 at 10:32 pm

    ¿Y cuándo sientes que has creado el recipiente perfecto para tí, y, a partir de ahí, y de un arduo proceso de durísima lucha para conseguirlo, no logras abandonar su hermeticidad, estancándote en la anestesia de la perfección de lo que tú mismo has fabricado?

    ¿Qué hacer entonces para poder seguir andando el camino afrontando los obstáculos si, después de tanto sufrimiento, uno cree que ha encontrado el envoltorio que mejor se adapta y en el que mejor se desenvuelve?

    ¿Por qué duele tanto permitirse abrir alguna rendija de ése recipiente para que entren o salgan las emociones, en algunos casos enormes torrentes de sentimientos que ahogamos sin darles paso?
    ¿Se trata de un absurdo autoengaño?

  6. Anónimo: Si crees que los recipientos perfectos es un absurdo autoengaño de la psicología deberías fundamentarlo. Intenta dar respuesta tu mismo a tus preguntas. Y si lo consigues, compártelo.
    Gracias.

  7. Anonymous Says: mayo 1, 2009 at 11:26 pm

    Marbisis, tal vez mis dudas convertidas en preguntas puedan confundir.
    No cuestiono para nada la psicología, en todo caso, cuestionaría mi propia mente, que es la que me juega malas pasadas.

    Somos dueños de nuestras vidas y, como ser imperfecto que considero que soy, se me han planteado dudas que, quizá pensé alguien en este blog podría ayudarme a resolver.
    Es obvio que, si supiera cuáles son las respuestas, no habría tenido la necesidad de realizar aquí ningún tipo de comentario.

  8. Anonymous Says: mayo 1, 2009 at 11:43 pm

    De cualquier modo, pido disculpas si en algún momento he ofendido a alguien con mis comentarios.

    Besos

  9. Debemos creer, fuertemente, que ya tenemos el recipiente perfecto, pero no hay que crear un bunker con él, las emociones deben salir, no debemos reprimirlas, de hecho, algunos las reprimimos, pero al fin, salen de nuestra alma con toda su fuerza, es más fuerte que nosotros, la emoción es la que nos lleva por la vida, sin hiprocresías, sin falsas ataduras a las cosas materiales, que tanto priman en estos tiempo.
    Realmente, nadie es perfecto, y el que se lo crea, pobre de él, la vida nos enseña mucho, es la mejor maestra que tenemos, desde que naces va trazando tus caminos, con osbtáculos, logicamente, pero, al mismo tiempo, te va enseñando los caminos alternativos, sin guijarros, tú eres el que eliges el camino, tu mente es la que elige si debes sufrir o no, a veces nos dejamos llevar por la mente, que, casi siempre nos miente, y eso es un error.
    Creo que las emociones no hay que ahogarlas, hay que exteriorizarlas, yo he llorado mucho, y no me avergüenza decirlo, pero eso me ha relajado, ha dado paz a mi corazón, y mi alma se ha quedado tránquila.
    Debemos estar satisfechos de nuestras vidas, y así no necesitaremos ayuda, aunque a veces no venga mal que te echen una manita para tu mejor estabilidad.
    El recipiente nunca es perfecto, lo tenemos que perfeccionar nosotros, y si se escapa alguna emoción por una que otra rendija, bendito sea, eso nos ayudará aún más.
    Fuera la hipocresia de la vida, vamos a mirarla de frente y a seguir luchando,nuestra paz y tranquilidad depende de ello, y a ganar la lucha, que es dura, pero dura toda la vida, no basta sólo con ganar una batalla, hay que ganar la última de las batallas de nuestra vida.
    Anónimo, no creo que hayas molestado a nadie, lo que te queda a ti es encontrar la paz interior y el camino que lleva a la ciudad de la felicidad, y, creo, que no estás a punto para eso, si necesitas ayuda, buscála, te lo aconsejo, a mi me ha venido muy bien.
    Un abrazo de amiga DEMOFILA

  10. Siempre que nos asalten dudas estamos dándole forma a nuestro recipiente. Un toque de atención que nos recuerda que debemos seguir trabajando. Son nuestras manos las que deben reiniciar la labor para seguir moldeándolo según los avatares que nos vayamos encontrando a lo largo del camino. Pero para no acabarlo dándole forma de pecera, acomodados en ella, pues así miramos tras un difuso y convexo cristal, distorsionando lo que nos espera afuera. Sin espacio para desarrollarnos. Amoldándonos a la situación, llegando a confundirnos y llevándonos a actuar siempre de una manera determinada, girando en círculos que nos conducen hacia ninguna parte. Y cada vuelta que demos es una emoción que ahogamos, un sentimiento que rechazamos,…una rendija que taponamos por temor al dolor de las heridas que puedan provocar y provocarnos si nos liberamos.

  11. Anonymous Says: mayo 3, 2009 at 8:29 pm

    Demófila, Loose, muchas gracias por vuestras palabras.

    Besos

  12. Anónimo, perdona en haber tardado tanto en responder tus preguntas, aunque eso haya servido para que otros te respondan quizá mejor de lo que lo habría hecho yo.

    Nacemos siendo recipientes perfectos y es nuestro contacto con los demás y con las circunstancias vitales la que crea “deformidades” en algo que en esencia ya es perfecto. Nuestra misión es volver a la esencia, volver al ser que es perfecto en su imperfección, supongo que el día que estemos perfectamente perfectos será el día que muramos y pasemos a otro plano.

    Si te estancas en la anestesia de la perfección eso es una defensa, y las cosas perfectas no se defienden, la defensa solo puede venir del miedo y si hay miedo es que no hay ser. Así que no me refiero a la perfección física, económica, laboral, etc. aqui hablamos simbólicamente de una perfección del ser.

    Es precisamente el dolor de las emociones en nuestras relaciones con los demás lo que provoca que el recipiente se deforme, ante eso la solución pasa por traspasar los miedos, aceptar nuestras vulnerabilidades y permitir que las emociones vengan y se vayan. Toda emoción tiene un sentido y nos ayuda a la recuperación, la rabia nos ayuda a defendernos, la tristeza a parar y cuidarnos, el miedo a protegernos y la alegría a seguir por el camino adecuado. Además, las emociones desaparecen cuando han terminado su objetivo de protección, simplemente hay que dejar que pasen y ser conscientes de que hay cosas que ya no son un peligro para nuestro ser adulto y que las emociones (normalmente el miedo) asociadas ya no son necesarias.

    El día que te sientas fluir y tu bienestar no dependa de lo que ocurra fuera entonces si que tendrás un recipiente perfecto donde tu SER se sentirá pleno. Y eso se logra en toda una vida, a veces la solución viene de trabajarlo con com-pasión y sin prisa.

  13. Demófila, estoy muy de acuerdo con tus palabras, solo me rechina esa continua vuelta a la lucha y a las batallas, quizá la clave algunas veces es dejar de luchar, porque la mayoría de las veces las luchas son contra nuestros fantasmas internos (localizados en los demás) y en una lucha contra nosotros mismos nunca podemos ganar.

    Loose, tus comentarios son el mejor complemento a este post porque expresas aquello que a mi se me ha pasado de una forma muy clara, precisa y concreta. Gracias porque una vez más enriqueces lo que queremos expresar.

  14. Buenas tardes a todos:

    Antonio, tus dos ultimos post me han dejado sin palabras. Felicidades!!

    En cuanto a que nuestro recipiente era perfecto y somos nosotros mismos quienes lo resquebrajamos, es totalmente cierto. El mio ya se ha terminado de romper y no encuentro la manera de arreglarlo y lo peor de todo no se si quiero arreglarlo, pero en fin..

    Un saludo a todos.

  15. Querida Mod, a veces que un recipiente se rompa es la mejor manera de poder recuperar el verdadero que está debajo. Porque el recipiente del SER es irrompible. Ahora, cuando se rompen nuestros recipientes defensivos, esos que creamos para afrontar el daño que un día sentimos, es posible que nos sintamos inseguros, vulnerables, indefensos (tal y como nos sentíamos cuando los creamos, por eso creamos las defensas!). Pero ahora eres una adulta con más recursos, más fuerza, más independencia así que… deja que lo roto te muestre tu vulnerabilidad y abrázala con cariño, dejate sentir y date seguridad y protección, seguro que ese es el primer paso para entrar en contacto con ese desconocido recipiente que es tu SER verdadero.

  16. DEMOFILA Says: mayo 4, 2009 at 10:36 pm

    Mucho se ha escrito sobre la vida, por escritores, poetas, y en todos los textos y poesías hacen alusión a lo bueno y a lo malo de la vida.
    Saavedra dijo: “No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir. Ni vive más el que más vive, sino el que mejor vive; porque no mide el tiempo la vida, sino el empleo”.
    Sin embargo Jovellanos escribió:¡La vida siempre brevisima para el gozo, y otro tanto larga y cansada para las penas inseparable de ella!.
    El recipiente depende de la vida, del gozo y de las penas, y de la voluntad de cada uno por rehacerlo, cada vez que tenga una fisura.
    Debe dejarse escapar los sentimientos, pero a veces hay que ocultarlos, bien por hipocresia, bien por caridad, o, bien, por envidia, no siempre es bueno exteriorizarlo, y, realmente la vida es breve para el gozo y larga para las penas.
    No entiendo porque luchar en la vida contra algo o alguien que nos hace daño, es luchar contra nosotros mismos. ¿Debemos dejar que nos hagan daño?, ¿mo debemos luchar?. La vida sin luchar por ella o por nosotros mismos, no debe tener sentido, la lucha nos mantiene alerta contra todo lo externo que nos pueda atacar, nos mantiene vivos y despiertos.
    Despierta quiero vivir,
    despierta quiero morir,
    no quiero morir dormida,
    pues quiero ver…,
    el final lo dejo a la elección de cada uno.
    Besos, DEMOFILA

  17. Demófila, aquí te dejo mi final para tu pequeño poema. Le cambio “ver” por otras dos palabras;

    Despierta quiero vivir,
    Despierta quiero morir,
    No quiero morir dormida,
    Pues quiero ser consciente del sentido que ha cobrado mi vida.

    Antonio, soy yo la que he de agradecerte.
    No se si será una virtud o un defecto, pues escribo con el alma.
    A veces duele, a veces calma.

    Anónimo, ordenar los pensamientos a la vez que vamos poniendo los pies en el suelo es la mejor manera de seguir creciendo.

    Besos.

  18. DEMOFILA Says: mayo 5, 2009 at 4:17 pm

    Loose, el final de mi mini-poesía, sería éste:

    Despierta quiero vivir,
    Despierta quiero morir,
    No quiero morir dormida,
    Pues quiero ver, plena de paz,
    al final del camino de la vida,
    la luz que me ha de llamar.

    Más triste, pero también real, a todos nos llamará esa luz algún día, al final de nuestros caminos, aunque es cierto que en esos momentos debemos ser conscientes del sentido que haya cobrado nuestras vidas, ya sin fastamas, y feliz de haber encontrado al fin la paz.
    Besos, DEMOFILA.
    A ver, me gustaría ver más finales de la minipoesía. Gracias, Loose.

  19. No se tu, pero yo salgo un poco del texto miro la foto y digo; no es mejor ver el medio lleno, disfrutar del lleno, luego pregunto si lo bebo todo el vaso quedará vacio.
    Parece tonteria, pero es un dilema para mi…

  20. Anonymous Says: mayo 6, 2009 at 4:54 pm

    Gracias también a tí, Antonio.

    Un beso

  21. DEMOFILA Says: mayo 7, 2009 at 12:04 pm

    Mod, para las personas optimistas las copas no están medio vacías, sino medio llenas.
    No te dé miedo berbelas, luego se pueden volver a llenar, con nuestro amor, y nuestra paz.
    Besos, DEMOFILA

  22. DEMOFILA Says: mayo 7, 2009 at 12:07 pm

    Perdona,piano huerfano, me he confundido al citar el nombre, pero me ratifico en lo escrito.
    Besos nuevamente, DEMOFILA

  23. Querido piano, el amor y los sentimientos son infinitos y es imposible que se acaben por mucho que bebamos de ellos, tanto los malos como los buenos. Es más, lo que normalmente ocurre es que cuanto más bebemos con más fuerza se reproduce y más tenemos. Así que las personas que se enfoquen en lo que si tienen y en lo que pueden disfrutar cada vez tendrán más y aquellos que miren lo que les falta cada vez les faltará más. Es una cuestión de elección.

  24. La copa hay que berberla, y, como dice Avatar, se llenará constantemente tanto si bebemos nuestras alegrias como nuestros problemas, pero, ¿el dolor?, se puede beber también, el dolor puede romper el corazón, ya lo dijo Shakespeare “Dad la palabra al dolor,: el dolor que no habla gime en el corazón hasta que lo rompe”.
    ¿Es así?, este extremo habría que aclararlo, ¿quíen lleva razón?, o quizás la tenga Calderón:Comunicado el dolor, se aplaca si no se vence”.
    ¿Podemos vencer el dolor?. Puede que sí, si le hacemos frente con todas nuestras fuerzas, debemos olvidarlo, y luchar, eso te hará sentirse fuerte, libre como los pajaros, y volar, libre al fin, de todos los problemas de la vida, hay que sentirse bien, la vida nos ofrece muchas cosas buenas, hay que aceptar los regalos de la vida, que son los que vivimos en el momento, vamos a olvidarnos del pasado y no pensar en el futuro, ya llegará, con lo bueno o con lo mano, no adelantemos acontecimientos, hay que pensar en positivo y sentirse bien con uno mismo, contentos de como nos ha hecho la vida, de como nos ha curtido, para hacer frente a todos los problemas que se nos presenten, con amor, debemos pensar, que todo, todo.. se consigue.
    Besos para todos.
    Loose gracías por tu bonito comentario a mi última entrada, creo que te ha gustdo mi poesía, pronto haré otra, tu amiga
    DEMOFILA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *