Mediación


La Mediación es una metodología que funciona muy bien para resolver conflictos concretos sobre los que los implicados tenéis capacidad de tomar responsabilidad y tratar por vosotros mismos. No ahonda en conflictos subconscientes, que es preferible abordar en terapia psicológica. También, en algunas ocasiones, es eficaz combinar mediación y terapia.

Podéis solicitar una o varias sesiones de mediación para resolver un problema con vuestros hijos, pareja, hermanos, padres, amigos, compañeros de trabajo, empleados o vecinos. Como resultado, tras la mediación, podréis obtener, entre otros:

  • Acuerdos consensuados de separación o divorcio. En el caso de las rupturas de parejas con hijos, este acuerdo recogerá todos los temas relacionados con la organización del tiempo a compartir con ellos, el lugar dónde van a vivir, cómo se van a afrontar los gastos, el reparto de los bienes y deudas comunes, etc. Si las dos partes deseáis la aprobación judicial de este documento, un abogado le dará forma legal convirtiéndolo en un convenio regulador.
  • Acuerdos de convivencia de pareja
  • Acuerdos de convivencia entre padres e hijos adolescentes
  • Acuerdos de reparto de tareas para cuidado de personas mayores/dependientes
  • Protocolos de actuación para prevenir conflictos en empresas familiares
  • Acuerdos de convivencia entre vecinos

La mediadora os ayudará, a través de una serie de pasos, a redefinir los problemas, generar alternativas de solución y evaluar los posibles resultados superando los bloqueos. Facilitará y moderará el diálogo para que alcancéis un acuerdo y será la encargada de redactarlo siendo siempre vosotros los artífices y responsables de su contenido. El mediador está para ayudar a que encontréis las soluciones por vosotros mismos por lo que tenéis que querer solucionar el conflicto y poner de vuestra parte, comprometeros a escucharos y respetaros durante el proceso y responsabilizaros de cumplir lo acordado.

¿Cuándo recurrir a la mediación?

Muchas parejas, por ejemplo, esperan a estar al borde del divorcio contencioso o incluso ya haber pasado por ello, antes de acudir a mediación. Desde Avatar Psicólogos aconsejamos afrontar el conflicto de manera saludable y recurrir a la mediación en cuánto notes que las discusiones no sirven para solucionar el problema. Habla con la otra parte y proponle esta opción, no dejes el tiempo pasar ni te desgastes. Son muchos los disgustos, el tiempo y dinero que ahorrarás.

Metodología:

En las sesiones se habla de dificultades, de malos entendidos y de desencuentros para clarificar, entender y redefinir el conflicto en otros términos. En todos los casos, el mediador resolverá primero vuestras dudas, os informará acerca del procedimiento y os ayudará a generar un entorno favorable al diálogo. Firmaréis un acta de inicio que simbolizará vuestro compromiso con el proceso mientras este dure y pasaremos a la acción. En algunos casos el mediador os citará individualmente aunque la mayor parte de las sesiones son conjuntas.