Lo fácil es hacer difícil lo que intentamos que sea fácil

– Pero es que eso es muy difícil – protestó Federica, con palabras que se le caían de los labios quizá intuyendo que iba a provocar otra de esas lecciones que le dejaban sin respuesta y que tanto se estaban produciendo últimamente.

– Genial

– ¿Genial? – su intuición no se equivocaba, tras aquella  simple palabra se escondía algo más que lo que aquella misteriosa persona que se volvía a cruzar por casualidad en su vida parecía demostrar.

– Si, genial.

–  ¡Qué fácil es decir eso!

– Lo fácil es hacer difícil lo que intentamos que sea fácil – respondió el anciano provocando por primera vez en la conversación que sus ojos se encontrasen.

– No entiendo que quieres decir ¿es otro de tus juegos?

– No, simplemente es que lo verdaderamente difícil es que lo fácil nos de algún resultado diferente a los que ya hemos obtenido intentando ya lo que era fácil.

– No entiendo ¿por qué tienen que ser las cosas difíciles cuando una vez me decías que lo que tiene que ser es? ¿No debería ser la vida más fácil?

– La vida, Federica, se hace fácil cuando comprendes que es difícil. Solo cuando aceptas el reto que cada situación te exige en su justa medida, tu mente se pone en marcha para elaborar los recursos que necesitas para encontrar una solución lo suficientemente creativa para convertir ese reto al que te enfrentas en algo, de nuevo, fácil.

Federica trataba de ordenar las ideas que estaba escuchando y su silencio fue señal de que quería seguir escuchando.

– Por el contrario – continuo el anciano – cuando pretendemos que las cosas sean fáciles, nada en nosotros se prepara para dar un salto cuántico en las opciones que habíamos intentado antes. Más bien esperamos que algo de fuera solucione el reto por nosotros y eso, querida amiga, es lo verdaderamente difícil. Porque, incluso si ocurriese, no habríamos aprendido nada, no habríamos evolucionado ni crecido y ¿Cuánto crees que tardaría una situación parecida en convertirse de nuevo en un problema?
Así que las personas que esperan que las cosas sean fáciles viven una vida difícil mientras que las personas que aceptan que la vida es difícil, al utilizar los eventos de sus vidas para evolucionar y crecer, muy pronto los traspasan y hacen que aquello que antes era difícil ahora sea fácil, teniendo por tanto una vida cada vez más fluida y con menos problemas.

Federica no sabía que responder, la cuestión parecía tan contradictoria como simple y había pocos argumentos para contradecir lo que aquella misteriosa persona volvía a compartir con ella. Quizá al hacer lo difícil, escuchar, en vez de lo fácil, defenderse, había transformado las cosas en fáciles.



  1. Uffffff todavía me estoy “recuperando”!!! ¡MIL GRACIAS! :-)
    ¡Enhorabuena por ésta entrada!
    ¡Qué alegría volver a “encontrarme” con Federica! ;-)¡Qué tendrá Federica!…. Tan oportuna, ELLA 😉
    La vida se hace fácil cuando comprendes (y aceptas) que es difícil ….. LO FÁCIL ES HACER DIFÍCIL LO QUE INTENTAMOS QUE SEA FÁCIL 😀

  2. Y difícil es hacer difícil lo que ya hemos conseguido convertir en fácil.

    😉

    SENCILLAMENTE EXTRAORDINARIO!!!!

  3. jajajaja que bueno !! Me encantó!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *