El Amor es el alimento del Alma

El Amor es el alimento del Alma

El Amor es el alimento del Alma.
Estas bonitas palabras con cierto tinte místico son más importantes en la práctica de lo que parece, porque más allá del alimento para el Alma, el Amor es básico para la supervivencia de todo el Ser Humano. Como mamíferos necesitamos el Amor para sentirnos seguros. Lo que le asegura al bebé que le van a proteger y a alimentar, cosas básicas para l supervivencia de un ser muy vulnerable incapaz de sobrevivir por si mismo, es el Amor que percibe de sus personas referenciales, aquellas que están a su lado en su crecimiento. Cuando se producen carencias, tanto por defecto como por exceso, en estos importantes momentos se pueden originar problemas que se arrastren durante toda la vida. Cuando no recibimos lo que necesitamos en esos momentos nuestro cerebro puede grabar que nos sentimos en peligro y que necesitamos la ayuda de otro para sobrevivir. Esto, queda grabado en un cerebro muy básico llamado sistema limbico que graba las cosas en presente, así que queda grabado durante toda nuestra vida que necesitamos de otro para sobrevivir. En otros post hemos visto la función del sistema limbico y como procesa la información antes de que seamos conscientes de ella (la emoción decide y la razón justifica) por eso muchas veces esa sensación de peligro al estar solos nos acompaña durante todo nuestro recorrido vital. No importa la madura edad que tengamos, lo buenos profesionales o lo independientes que seamos económicamente, habrá algo de nosotros que sienta que necesita el amor del otro para sentirse seguros. Y si no lo obtenemos, nos sentiremos vacíos.

El problema es que incluso cuando lo tenemos, ese amor no nos hace sentirnos llenos sino igual de vacíos ¿por qué ocurre esto?

Pues porque el amor de los demás es una amor condicionado, relativo, dependiente de las circunstancias, de lo que damos y recibimos, pero nunca es un amor pleno que llene nuestra Alma. No importa lo mucho que nos enamoremos de alguien, eso no nos dará la seguridad básica que necesitamos, es posible incluso que aumente nuestra inseguridad, porque seguiremos bajo la tiranía permanente del miedo a ser abandonados. El amor de pareja es el postre de una comida, es lo que endulza nuestra vida, la hace más alegre y luminosa, le pone un broche de oro a la comida, pero no nos aporta los nutrientes esenciales que necesitamos para sobrevivir.

El plato principal, lo que nos aporta eso indispensable para nuestro adecuado y sano desarrollo, es el Amor Incondicionado, el Amor por la Vida más allá de las circunstancias particulares que nos rodeen. Un Amor que fluye desde lo más profundo de nosotros mismos, un Amor que es nuestra pura esencia de luz, un Amor que empezamos a descubrir primero a través de los ojos amorosos de esas personas referenciales y que poco a poco vamos interiorizando para hacerlo nuestro.

Es un Amor que no está fuera, que viene de dentro, por eso cuando lo pedimos o se lo exijamos a las personas que nos rodean les estamos pidiendo algo que simplemente no pueden dar. Nos pueden dar cariño, compañía, respeto, alegrías, acompañamiento, pero no nos pueden dar aquello que solo está dentro de nosotros. Mientras mantengamos la fantasía de que los demás son la fuente de nuestro amor seremos prisioneros de una mentira que nos llenará de frustración y resentimiento. La única manera de conectar con esa luz esencial empieza por el Amor por nosotros mismos. Hasta que no tengamos un profundo Amor por lo que somos no estaremos preparados para dar, ya hemos comentado otras veces que no se puede dar aquello que no se tiene de sobra, pero tampoco estaremos preparados para recibir, porque recibir puede ser todavía más atemorizante para algunas personas que dar. Y sin la libertad para dar y recibir no podremos hacer fructificar ninguno de los dos tipos de Amor.

Por eso el daño que otros nos hacen a veces se torna un regalo, si utilizamos la experiencia para buscar dentro de nosotros las heridas que nos hacen daño, para avanzar en el camino del autodescubrimiento, para abrirnos a la experiencia de sentir solos aquello que es tan fácil sentir cuando recibimos el amor de los demás, pero sin olvidar que esas sensaciones que sentimos cuando damos y recibimos amor es algo que nace desde dentro de nosotros. Y, obviamente, si está dentro de nosotros no lo podemos perder. Ser capaces de transmitir a ese niño o niña interior ese amor incondicional que quizá un día le falto es el único camino para liberarlo de la mentira que un día se grabó “dependo de los demás para sobrevivir” para enseñarle un nuevo mensaje “merezco ser querido simplemente por Ser”. Centrémonos en prepararnos un gran plato principal, para luego poder disfrutar de la comida completa, incluido el regalo que suele suponer tomarnos un delicioso postre.



  1. Gracias por enseñarme a comer todos los platos. 😉

  2. MariposaMonarca Says: mayo 31, 2011 at 5:59 pm

    Tienes suerte Mónica, me gustaría conseguirlo yo algún día.
    Sé que el Amor vive en mi, y no puedo esperar a encontrarlo fuera. Sé que mi “niña” se quedó en un presente estancado, pero mi “madre” interior le dice todos los días que el Amor, en diferentes formas expresado, la eleva día a día.
    Pero también la destruye cuando no lo vé, porque se quedó cancerígeno en su “Ego”, al que sólo vé a veces, y no mira más, no se excluye de sí para sentir el Amor, la Luz, la Vida. Que está brillando, y a veces la vé, a veces la transmite, a veces se le escapa.
    Alimento del Alma, Amor.
    Alimento del cuerpo, otra clase de Amor.
    Alimento mamífero, del cual no podríamos sobrevivir.
    Yo no podría sobrevivir sin él. No sé si lo busco en otros todos los días, posiblemente.
    Sé que está en mis hijos, en su rostro, en su Ser,en su inocencia sé que conseguirán no estancarse porque el dolor los ayudará a sentir el Amor, el pequeño paso por esta vida actual les enseñará lo que no vieron en la otra
    No sé si una pareja es el postre. Es un compañer@ de viaje.
    Podemos tener muchos compañer@s de viaje, de hecho están siempre, otros no.
    Pero los mamíferos, como seres sociales también, con su Luz interna, el Amor superior, viven en pareja, en grupo, en comunidad. Compartir ese Amor nos hace Libres.
    Espero ser Libre y sentir más Amor por mí, y poder transmitirlo, y poder no exigirlo, sino compartirlo, entregarlo y retroalimentarme de él.
    Gracias, Antonio.

  3. Enhorabuena Avatar por el post, me ha gustado mucho.

    Creo que manteniendo la base de que el alimento mas nutritivo para el alma es el amor a uno mismo…Tengo algunas dudas…el amor incondicional es algo que se siente cuando uno mismo siente amor de sobra y ama a los demás sin juicios ni por sus actos sino por lo que son en esencia, hagan lo que hagan simplemente entendiendo que son como son y ya esta? Que tiene de complacencia esta forma de ser/ actuar? Como se diferencia del amor verdadero? el amor podría o deberia ser condicionado hacia los demas? Estoy algo liada en ese punto…bueno y en algunos mas creo yo…;-) pero gracias a eso me permito hacerme nuevas preguntas que me hacen crecer dia a dia. Hoy se me ha ocurrido esta frase: “A veces el momento a recordar con una sonrisa no es cuando se ha producido un cambio sino ese dia en el cual uno decide cambiar sabiendo que los cambios se produciran en el momento mas oportuno posible” Gracias!

  4. Leni, el amor incondicional es un Amor con mayúsculas, que se siente dentro, cuando conectas con tu esencia de Luz. El amor de pareja es por esencia condicionado y en él creo que es prioritario que nos respetemos a nosotros mismos y podamos rechazar aquello que no nos ayuda a crecer, abriendo los brazos a aquello que nos ayuda a hacerlo, aunque a veces duela.
    Ambos pueden coexistir y creo que lo más sano es eso, el Amor con mayúsculas sabiendo que todo lo que ocurre es un regalo y el amor condicionado con la persona que nos hace crecer y a la que ayudamos a crecer.
    Finalmente, gracias por tu frase, es preciosa.

  5. Anonymous Says: junio 2, 2011 at 9:06 am

    Es verdad, a pesar de tener el Amor de una pareja uno/a puede sentir dentro de sí un gran vacío interior, una gran necesidad de búsqueda de exactamente no saber qué es,el anhelo de algo más, algo especial, algo muy bello que probablemente no pertenece a este mundo. Me viene a la mente el post “Unión de Almas”: el anhelo del Alma por cumplir su propósito junto a otra Alma……….Hay una cita de San Agustín de Hipona que dice : ” Dios nos hizo para Él, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Él ” .

    Seguiré con esa inquietud, seguiré buscando.

  6. Hace no mucho me parecía súper egoísta quererme a mí, pensar primero en mi que en el prójimo. Hoy todavía me cuesta la verdad, pero entiendo, comprendo que es el camino hacia ese Amor incondicional, hacia dentro.
    Como siempre quiero agradeceros a todos todo lo que he ido aprendiendo.Pienso que algún día aprenderé a querer a mi niña incondicionalmente. Son para mí afirmativas esas preciosísimas palabras “El Amor es el alimento del Alma”
    ¿Qué es lo más bonito del mundo? Sin duda el Amor incondicional hacia mí y en general hacia todo. Me gusto mucho el post preciosísimo.
    Seguiré haciéndome preguntas y con mucho amor intentare encontrar respuestas.

    GRACIAS.

  7. Entendido perfectamente Avatar. Me voy atreviendo a decir que el amor es genial. Desde que creo en el y decidir abrir los ojos simplemente siento mas serenidad en muchos aspectos y mas consciencia de lo que me rodea, sin juicios. No se describirlo con palabras simplemente lo siento y parece que las situaciones se dan a propósito para evolucionar.

    Muchas gracias por seguir iluminando con este blog el camino de todos aquellos que queremos enamorarnos de nosotros mismos.

    Un abrazo

  8. Me ha gustado mucho el post. Me gusta leer que si de nosotros nacen sentimientos de amor por los demás, aunque estos, por unas circunstancias u otras ya no estén a mi lado, esa fuente generadora de cariño y amor sigue en mi, así q saberlo resulta mas reconfortable si te pillas dependiendo de una relación con otros por miedo al abandono o a sentirte sola. Respecto al amor incondicional y condicionado me ha costado entenderlo pero creo q al final lo he conseguido, aunque tengo como tarea reflexionar mas sobre ello.
    A veces resulta mas fácil ser concientes del cariño q sientes por los demás que por el que sientes por ti mismo y algo debe tener q ver el haber recibido una educación en la que eres mas bueno en función de lo q te entregas a los demás, una educación q nos hace sentir mal si pensamos en nosotros pq se nos etiqueta como egoístas, palabra q asociamos con algo negativo.
    Así q ardemos cuando le vemos, siento q me inundo de una sensacion muy agradable cuando comparto actividades con el o ella, siento alegría si planeo jugar con mis amigas o amigos… Pero que sentimos por nosotros mismos? Como reacciona mi cuerpo cuando me cuido, elijo hacer esto o aquello sola? A mi me cuesta pararme y disfrutar tb de las emociones q siento conmigo misma y aunque no siempre es fácil, cuando lo consigo me siento increíblemente bien descubriendo ese cariño hacia mi misma q manifiesto cuidandome, atendiendome, escuchandome y conociendome.
    En mi relación con otras personas (las elegidas o importantes) cuanto mas descubro de ellas y mas comparto, mayor es el amor q surge de mi, amor por lo q me gusta mas y lo q me gusta menos de ellas. Pero alguna vez tuve la sensación de conocer mas a otros q a mi misma y conocer y abrirte totalmente a los demás para disfrutar de ellos en su esencia, implica saber escuchar, comprender, perdonar, atender, cuidar, mantener, respetar,… Así q esto es lo q intento hacer cada dia para ser consciente de mi, preguntarme, escucharme, comprenderme y aunq no es facil, compensa enormemente, me esta sorprendiendo descubrir cosas de mi de las q no era consciente.

  9. Simplemente, bello.

  10. Mariposamonarca Says: junio 5, 2011 at 4:52 pm

    Amor condicionado a la persona que ayudamos a crecer e incondicionado hacia nosotros mismos. ¿Por qué me cuesta tanto casi siempre ver el Amor incondicinado hacia mí misma, si sé darlo y compartir mi Luz?. Me cuesta un mundo. Sé que cada día es un regalo de Amor incondicionado. Y la Luz ?interior es el Amor incondicionado. Pero sufro creciendo porque no dejan que mi Luz fluya, o yo no la puedo ver por mis vivencias actuales. ¿Cómo conseguir dejarlas si son parte de mí? ¿Cómo amarme sin sentir rechazo, cómo no juzgar, cómo dejar que me ayuden a crecer? Intento todos los dias seguir indicaciones de profesionales para crecer, LIBERARME de la opresión. Y sigo con el dolor que cubre mi Luz interna. Es muy difícil, Antonio. No sé si podré conseguir algo a tan alto nivel como tú lo vives.
    Enhorabuena por Amar incondicionalmente, y AYUDAR cuando se necesita.

  11. Mariposa Monarca, te cuento un poco como me funciona a mí y quizás te sirve de inspiración.

    En muchos momentos sentía que el dolor me envolvía y que las circunstancias no me permitían avanzar en una busqueda de la libertad que me apasionaba por lo cual culpaba a esas circunstancias.

    Para mí el dolor para entonces era “insoportable” y creía que yo no podría trascenderlo, insistía en agarrarme a mi historia y en pensar que me dolía mucho y pensaba que yo no era capaz de ser feliz, claro que los pensamientos son potentes y si no los escuchaba con un poco de perspectiva más potentes eran porque pensaba que yo era esos pensa-mientos.

    Me sentí mejor cuando me decidí sentir el dolor y dejarle hacer su curva al mismo tiempo que me abrazaba cruzando mis brazos y sintiendo que yo misma me aceptaba con ese dolor y que me consolaba.

    Cambiar el pensamiento de que “las circunstancias no me dejaban avanzar” me hizo desbloquear algo en mí, se me ocurrió hacer una lista de todos los beneficios de esas circunstancias que pensaba que me impedían crecer, y llegué a aceptar y agradecer esas circunstancias, una vez que hice eso decidí, con energias renovadas y más serenidad, empezar a hacer los cambios que quería hacer.

    Por otra parte me di cuenta que buscaba y buscaba fuera pero no me paraba a escucharme,si me escuchaba me dolía…y yo no quería eso, pero el dolor era pasajero si no me anclaba en él y me compadecía de mí misma en el sufrimiento. A veces me faltaba la energía…de no parar de pensar, pensar y pensar constantemente.

    Yo sentía que mi mente me autoexigía mucho pero no contaba con mi cuerpo, que era el que iba a ejecutar todo lo que programaba mi mente y desde hace algún tiempo y cada vez que me acuerdo, cuando voy a emprender una nueva tarea le pregunto a mi cuerpo ¿Y a tí que te parece?

    Un abrazo y ánimo.

    Leni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *