Día 17 de la cuarentena. Salto cuántico

Día 17 de la cuarentena. Salto cuántico

Acabo de realizar un salto y no ha sido un salto cualquiera.

El proceso, que ha sido guiado por Daniel Moyano, ha tenido varias fases:

Antes de saltar he mirado hacia atrás, he honrado todos los momentos que he vivido, más allá del juicio de si fueron buenos o malos, agradables o dolorosos, soy consciente de que cada uno fue necesario para traerme frente a este abismo. Así que en la despedida había lágrimas de agradecimiento, un profundo respeto a cada situación y, sobre todo, a cada persona con la que he compartido algún tramo del camino hasta este preciso momento. La vida no se equivoca.

Luego he mirado hacia delante, observando por unos instantes mi nueva vida, el nuevo yo que me abría los brazos desde el otro lado invitándome a un mundo de posibilidades infinitas. Había tanto acogimiento, confianza y serenidad que hasta para una mente hiperprogramada como la mía le resultaba difícil resistirse al cambio.

Entonces ha tocado mirar hacia abajo, al profundo abismo que separa el antes y el después de un salto cuántico. Sumergirme en la oscuridad cada vez más profundo hasta hallar el brillo de luz que indica lo que espera al final de cada túnel. La oscuridad desplegaba sus tentáculos tratando de alcanzar mis pies, sabedora de que solo el miedo podría abortar lo que mi corazón estaba gritando. Y es que solo desde la valentía y el amor puedes realizar la transición de muerte y resurrección.

Dia 17 el salto 2Y entonces se produjo, encontré el impulso de una intención más fuerte que el miedo, de una visión más poderosa que la comodidad, la protección de una espiral evolutiva y mis pies despegaron del suelo hacia el nuevo destino. Me sorprendió la ausencia de dudas, la rendición y la confianza a la manera de aterrizar, la inmensa libertad que inundó mi cuerpo en cuanto los pies tocaron el suelo y la fuerza que emanó de mi corazón al sentirse liberado de sus corazas.

Y ahí permanecí en silencio, sintiendo, reconociéndome, naciendo a esa vida que acababa de crear.Dia 17 el salto 3

Soy consciente de que soy un bebé en esta nueva vida. Soy consciente de mi vulnerabilidad, que todavía no estoy libre de los tentáculos que emanan de la oscuridad y que tratarán de hacerme volver a las redes del pasado. Soy consciente de que todavía queda fijar materializando con acciones concretas en el día a día esta nueva realidad. Soy consciente de que mi cuerpo físico tiene que adaptar sus estructuras al nuevo estado y que los hábitos tratarán de recuperar el terreno perdido.

Soy consciente, y esa consciencia me da seguridad y fuerza.

Me rindo a los designios evolutivos de la Conciencia para poder desarrollar mi misión en la vida. No es un acto generoso, es un acto inevitable, que además sé que me va a proporcionar una satisfacción infinita, porque la que es generosa es la Vida y el misterio de la evolución.

Todos tenemos derecho a morir y renacer, a despertar en la mejor probabilidad de las infinitas posibilidades. Si te sientes bloqueado, triste, ansioso, en las garras de una enfermedad o la vida te ha golpeado de cualquier manera, quizá sea un aviso de que necesitas realizar tu propio salto cuántico. Llénate de bondad, conecta con tu corazón, agradece absolutamente todo lo vivido, busca algún guardián que te guíe si sientes que lo necesitas, aproxímate al borde del abismo y… ¡salta! Tú nueva versión estará al otro lado esperándote.

Doy mil gracias a Sandra Fernández que con su amistad y amor me llevó al borde del abismo y al otro lado incluso antes de que yo fuese consciente. Y a Daniel Moyano por su guía, inspiración y escolta en este proceso tan mágico.

Antonio de Dios González. Merzougha, desierto del Sahara, 25 de enero de 2017

Imagen que cree como símbolo de mi salto evolutivo

                      Imagen que cree como símbolo de mi salto evolutivo



  1. Yo ya tengo guía, hace años que te elegí y estoy completamente segura de que fue una decisión acertada.
    Om Namah Sivaya 

  2. que decirte, leo y me inspiro, estoy en el proceso de mi salto, pido que mi ser este conmigo.
    gracias por tus palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *