abundancia

Hay veces que la vida nos hace tantisimos regalos y nos ofrece tantas oportunidades que parece que del exceso nos ciega y no sabemos apreciar la suerte que tenemos.

En otros lugares, con diferentes circunstancias, es imposible no agradecer lo que tengo. Hoy el destino y esas casualidades tan necesarias para crecer me han permitido tener una audiencia con un importante Lama. Pero eso es algo de lo que os hablare otro dia.

Manana dejo la ciudad, la civilizacion, la polucion y la pobreza y me adentro en las montanas en un treking de varios dias… continuando el viaje, por el camino y por la vida siempre paso a paso y sabiendo agradecer las innumrables cosas que SI tenemos, ?podriais enumerarlas todas en un papel, en un cuaderno? pues eso, a veces las que no van bien son tan pequenitas que igual por eso nos esforzamos tanto en agrandarlas, para mantener el equilibrio… por lo menos el interno que desde luego ha este planeta no le hace falta que los que tanto tenemos suframos, ya hay demasiados que no tienen.

No queria enrollarme tanto pero…

Un abrazo



  1. Anonymous Says: marzo 19, 2008 at 6:12 pm

    la pobreza que no te deja la libertad de elejir solo de existir.
    esa pobreza que te llena de tantas otras sabidurias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *