25 de noviembre. Día internacional de lucha contra la violencia de género

Celebramos un 25 de noviembre nuevo.

Tras un año, de nuevo, lleno de mujeres ausentes, porque sus maridos, novios, amantes, ex parejas… decidieron que ellos decidían su futuro.

Una vez más, nos unimos este día para reivindicar un mundo mejor: Igualitario. Donde las mujeres no tengan miedo de salir a la calle, no sospechen de los novios de sus hijas, no se enfaden con sus amigas porque desde que sale con “X” su mirada está triste o ausente, o temblorosa.

Ojalá, dentro de poco, las mujeres dejemos de soñar con “un amor de película”, para que nuestro compañero de carne y hueso nos trate con respeto. Y para que nosotras, nos creamos, que esto es lo que nos merecemos, y lo defendamos.

Y para desear todas juntas que los cuentos tengan realmente un final feliz, mañana, en todos los municipios y ciudades, habrá un punto de encuentro.

En Málaga, os espero a las 19.30 en la plaza de la Merced.

¿Por qué se celebra el 25 de noviembre?

Tres de las 4 hermanas Mirabal, Minerva, María Teresa y Patria, fueron unas férreas opositoras al dictador Rafael Leónidas, en la República Dominicana.

Leónidas, utilizó al ejército para imponer su dominio sobre el resto de la población, por medio de la violencia, la tortura y el asesinato; Las hermanas Mirabal, por la gran sensibilidad social humanismo que profesaban, participaron en los esfuerzos por derrocar al gobierno fascista. Y por ello fueron encarceladas y más tarde, asesinadas el 25 de noviembre de 1960.
Su nombre clandestino en las actividades políticas era el de mariposas. Y éste es el nombre por el que se las sigue recordando.
Ellas, han sido un símbolo para la lucha de la libertad y la igualdad.

Desgraciadamente, desde antaño han existido discriminaciones sobre las mujeres sólo por el hecho de serlo: los hombres griegos no consideraban a las mujeres como ciudadanas. En la edad media se las quemaba en la pira bajo el pretexto de ser brujas, o de no sé qué justificaciones fisiológicas. A las mujeres se las ha apedreado, repudiado, aislado y asesinado… Cada vez que los hombres han considerado que no eran “suficientemente buenas”.

A día de hoy sigue ocurriendo, desgraciadamente. Siguen existiendo demasiados hombres a los que han educado en la idea de que son los que deben “llevar los pantalones”. Y si no lo hacen, se sientan cuestionados en su masculinidad, humillados. Por eso, piensan que deben hacer lo que esté en su mano para que todo vuelva al “equilibrio que ellos desean”. Ellos “deben tener el mando”. Si esto no ocurre, comenzará el momento de mayor peligrosidad para la mujer. En nuestros días, es cuando ella quiere tomar sus propias decisiones y elegir su propia vida. El mayor riesgo de muerte para una mujer es cuando decide separarse del que hasta ahora era su marido.

Por eso es muy importante que toda la sociedad las arrope y demuestre que está con ellas. Y que se sienten el más absoluto rechazo hacia el machismo y su tortura.

Es por ello, que cada 25 de noviembre, en todos los municipios y ciudades de España, hay una plaza en la que nos juntamos para denunciar estos hechos y demostrar que ellas no están solas.
Estamos con vosotras.

Rocío Carmona Horta
Psicóloga especializada en igualdad y prevención de la violencia de género



  1. El principal problema es que muchas veces nosotras mismas no somos capaces de ver nuestra propia realidad. Por lo general, no tardamos en percibir que otra persona esta siendo víctima de un maltrato, en cambio, nos cuesta horrores ver y definir con claridad que nosotras mismas estamos siendo maltratadas. Y, si tenemos la suerte de identificar nuestra cruda situación, todavía debemos superar otros obstáculos. El primero de ellos aceptarlo, reconocerlo, y, después, pedir ayuda, coger fuerzas y mantenernos firmes y decididas para decir ¡SE ACABÓ! ¡NO ME MEREZCO ESTO!
    YO HE SIDO VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO. Es verdad, el maltrato no fue físico, pero sí psicológico, y estaba dejando de ser yo, estaba ausente, cayendo en un hoyo. Me costó verlo e identificarlo, pero, al final lo percibí con claridad y pude salir a tiempo. Hoy la vida me brinda otra oportunidad que no pienso dejar de aprovechar.
    HE TENIDO UNA GRAN SUERTE, por eso hoy, y el resto de los días, estaré a vuestro lado.

  2. CUANDO DEJAMOS DE ACEPTAR CUALQUIER TIPO DE VIOLENCIA ¿ESTA DESAPARECE?
    ¿Pasa esto con el miedo?
    Gracias.

  3. “Reivindicar un mundo mejor: igualitario” pero, si todos somos iguales, si todos tenemos miedos y cada uno interpreta a su mejor entender las cosas…

    Yo quiero desde aquí decir lo que interpreto con estas palabras.
    “Violencia”: ante esta palabra pienso que a nadie le gusta y todos queremos hacer algo contra ella, contra la violencia en todos sus niveles.
    Género: hay dos géneros, ¿no? el masculino y el femenino.

    Quiero decir que si se celebra o conmemora un día tal y, lo denominamos “Lucha contra la violencia de género”, estamos además añadiendo las palabras: “Lucha” y “contra”.

    Ya suman tres palabras que denotan cierta agresividad. Pienso que tiene que haber otra fórmula más amable de denominar estos días que conmemoran en mi opinión, la valentía y libertad de aquellas hermanas. Se me ocurre por ejemplo:

    Día a favor de la libertad (de género)

    Y a raíz de ahí, hacer mención y denunciar, por supuesto, los abusos y/o muertes por no respetar dicha libertad.

    Sé que cuesta decir “contra la violencia machista”, pero según lo que se cita en la entrada se hace exclusiva referencia a la violencia recibida por las mujeres, por lo tanto, en mi opinión no hacemos honor a lo de “violencia de género” sino a la violencia de los hombres hacia las mujeres, es decir, la violencia machista.

    Tod@s en algún momento agredimos, fruto de la rabia y la ira, de ahí este lema, sentimos rabia, ira, dolor por esas víctimas pero, ¿qué hacemos además de mostrar nuestras emociones al respecto? ¿Es suficiente con expresarlas?

    Se buscan a los responsables de esas víctimas, cobardes pero, usando las palabras de “género” y “violencia” olvidamos en la reivindicación a otras. Puesto que enmascaradas en ellas y también de forma muy cobarde, lo usan hoy día para crear muchas víctimas como lo fui yo.

    Hablo de aquellas mujeres que tras esas palabras y por, eso mismo, no saber cómo solucionar sus problemas y dirigir sus propias vidas, han decidido qué hacer con la de sus parejas a costa de las víctimas que hoy se recuerdan o conmemoran, a costa de la verdadera injusticia y lacra social que impide la libertad de las personas. Ojalá, sí, ojalá todos podamos vivir sin soñar en una “pareja de película” para que ni la que sueña, ni el soñado sean víctimas de ninguna violencia.

  4. Pienso que es importante denunciar también desde ese lema a los/las oportunistas (empleo el artículo “los” porque existen, no olvidemos, parejas homosexuales y también hay casos de abuso en este sentido) que usan las leyes y las víctimas reales de esa violencia para decidir sobre los demás.

    Pienso que aún mucho tienen que evolucionar, no será fácil, las distintas dependencias que ayudan a las que hasta allí acuden o se dirigen (por ejemplo la Delegación de Igualdad, a la que cambiaron el nombre de Delegación de la Mujer) para, de manera oficial también hacer sus informes ante una supuesta víctima, ya sea la realmente agredida que va allí a “denunciar” o la que no va y a la que se le señala. Repito que no será fácil.

    La administración es hipócrita en este sentido, quiere actuar sobre la “violencia machista” llamándola “violencia de género” y es ahí, donde los que pertenecemos al otro género, al masculino, realmente nos vemos excluidos. Porque ahora no parece tener sentido cuidar de la nueva lacra social cuando durante tanto tiempo se ha vivido en la otra cruel realidad. Entonces, no lo disfracemos. Ahora las administraciones tratan, cuidan a las que sufren mucho, muchísimo porque ya está bien pero, no lo disfracemos de igualdad. Nadie es ajeno a esta realidad, un hombre no puede solicitar ayuda al 016 que es del ministerio de Igualdad, simplemente porque es hombre y no se la dan.

    Llamemos las cosas por su nombre, informemos a tod@s y eduquemos en el respeto y la IGUALDAD de oportunidades en todos los sentidos.

    Agradezco permitáis mi intromisión en este blog para reivindicar con fuerza también lo que manifiesto. Denunciemos también a esas oportunistas que se disfrazan de dolor de otras para anular al príncipe que no han podido transformar a base de no aceptarlo y respetarlo como es. Tarjeta roja a estas oportunistas que usan el dolor de lo que conmemoráis o mejor dicho, conmemoramos hoy, en vez de aceptar su frustración, aceptarla y respetar a quien eligió como pareja y, si no pueden seguir juntos, que decida libremente seguir su camino sin agredir.

    Mi apoyo incondicional ante las personas que son víctimas de esta violencia y la otra. NO ESTÁIS SOL@S.

    Supongo que no será el 25 y que lo mismo habrá que crear otro día para apoyar a esta nueva lacra social.

    Gracias a todos. Soy un fan vuestro y os estoy muy, muy agradecido por vuestras aportaciones en este blog. Sé que mi comentario puede dar mucho que hablar, estaré encantado de recibirlos.

    J.

  5. InmaMonarca Says: noviembre 26, 2011 at 2:47 am

    J: Tú mismo no creas Igualdad al llamar “oportunistas” a ciertas personas: mujeres.
    No soy víctima, lo fui. No sabes lo que es. Me alegro por tí.
    ¿Desde dónde hablas?, ¿qué comentas en este día tan doloroso y vivencial?
    ¿Qué sintió tu madre cuando no podía abrir una cuenta corriente, cuando tenia que pedir dinero a “su hombre”? Violencia: miles de tipos. Familiar:miles de tipos. Violencia contra la mujer: miles de años, millones.
    Oportunismos hay en ambos géneros. Nadie se esconde detrás de una Sentencia Judicial, nadie.
    Dolor, género, mujer. La Mujer dá Vida, y muchos hombres se la quitan, por medio de miles de formas. Quizás llamando “oportunistas” a no sé quienes, tú mismo estigmatizas, tú mismo “señalas”, porque a tí posiblemente, no te hayan puesto un dedo encima por ser más débil física, mental, educativamente, económicamente, socialmente… No lo has vivido. Difícil empatizar. Observa a tu alrededor. Tus ojos todavía no ven, miran sin saber. Dentro de supuestos “hogares” se ahogan inteligencias radiantes, niñ@s que oyen, que son manipulados para que sus madres sean otra vez “dañadas”. No sabes; lo tendrás cerca y no lo ves. Está en todas partes. La Mujer, con Mayúscula, está ahi, y no la verás dolida, pero lo está, y tú la llamas “oportunista”. Lástima. Género femenino, por el que hoy respiras tú. Por el que viste la Vida tú. La Vida no se mata, de ninguna de las formas. La Vida, la Madre, la Mujer, cuna de la Humanidad, se respeta. Hazlo, por favor, te lo agradecería mucho. Porque a pesar de que alguien que dijo quererme me tachó de “oportunista”, como tú pretendes hacerme otra vez, sé lo que viví, sé lo que mi hijo sufre diariamente por venganza, por violencia. La Luz de la Vida no ha llegado a tí todavía. La tendrás a tu lado, pensarás que la quieres, y no sabes de lo que hablas. Oportunismo es otra cosa. Una Mujer no aprovecha nada para salir de la miseria en la que se encuentra dolida por un hombre, sino que Utiliza su DERECHO a ser Mujer. A Ser Respetada. Aprende a Respetarla, por favor. Y reflexiona. Murieron muchas por algo que tú no vés, lástima, estaban dentro de cuatro paredes. Mueren muchas por dentro, porque siguen entre cuatro paredes, ésas que tú desprecias, porque no estás en su interior. Lo siento por tí, y por las que te rodean. Pero Si, Vivimos, Luchamos, Seguimos, y lo damos Todo, ¿sabes?, Darlo TODO, nuestro Ser, para ser menospreciadas por SER, por dar Vida. Algo que sólo una Mujer puede Dar. No se la quites tú también, por favor. Déjala Vivir!.

  6. Luciérnaga, en mi opinión no podemos controlar lo que piensan o hacen los demás como con el miedo o la violencia, sí podemos expresar nuestro rechazo a la violencia, aprender a marcar límites y mostrar nuestra compasión en el miedo.

    Anónimo 2, de acuerdo en muchos aspectos, la violencia de género es para los dos sexos, me gusta tu frase ” Ojalá, sí, ojalá todos podamos vivir sin soñar en una “pareja de película” para que ni la que sueña, ni el soñado sean víctimas de ninguna violencia”.

    J,de acuerdo contigo también, no le podemos llamar igualdad cuando no la hay en algunos aspectos.

    Inmamonarca, leo mucho dolor y de verdad lo respeto enormemente, te respeto, y respeto muchísimo a las víctimas, pero he de decir que en este tema hay personas que se aprovechan. Y digo personas, no hablo de hombres ni mujeres. Es una ley que me favorece en parte ya que si mi supuesta pareja me agrede en la calle y le pillan lo detienen sin denuncia por mi parte, genial, pero y si yo voy a comisaria y digo falsamente que me ha amenazado con un cuchillo sin pruebas? Pues el chico en cuestión pasa a los calabozos toda la noche. Inmamonarca, este ejemplo le pasó a un conocido con su novia. Qué derecho hay a esto? Uno no es culpable hasta que se demuestre. Estoy a favor del respeto, de la libertad, de los derechos humanos pero se que si hay oportunistas.

    En mi humilde opinión la violencia no debe llevar apellidos, es violencia y debe ser rechazada y condenada, tanto si la ejerce mi pareja, y da igual mis gustos sexuales, como si es a un hijo, como si es mi hijo el que me agrede, como si soy yo la que maltrato a una persona mayor (cuantas personas mayores están siendo maltratadas???, claro que eso no se ve…), opino que debemos avanzar en conseguir igualdad de oportunidades, no en la igualdad de género, afortunadamente somos sexos diferentes. Y sinceramente a ratos me siento muy extraña por pensar así. Un abrazo. Leni.

  7. Hola InmaMonarca,

    soy J.J., aquel anónimo.

    Gracias por comentar mi comentario. Creo que ambos somos valientes como para expresar lo que sentimos puesto que así damos a conocer nuestra percepción sobre ciertas cosas.

    Efectivamente, comparto con la anterior, Anónimo3, en el que se muestra mucho dolor aún en tus palabras. Te has sentido más que aludida y has “atacado” ante mis palabras que habrán reabierto alguna herida.

    Te hago algunas preguntas para que las reflexiones si te parece bien:

    ¿Una mujer es más o mejor que un hombre porque da vida?
    ¿Qué es dar vida? ¿Alumbrar hijos? ¿Acaso un hijo no es o debería ser fruto del Amor y la unión de una mujer y un hombre?
    ¿Acaso un hombre no puede manifestar sus sentimientos?

    Imagínate, por un momento, un hombre que haya pasado por lo mismo que pasaste tú. Puedes de verdad hacerlo, si hablas de empatizar. Puedes pues, imaginarte a un hombre yendo a una comisaría a denunciar, dar ese paso tan difícil que se menciona, para eso primero hay que darse cuenta de que se es maltratado. Ahora, ¿imaginas un hombre que no deja de ser una persona susceptible de ser maltratada cómo se siente al ir a la comisaría o llamar al 016 y le dicen en dos palabras “Estás solo.”?

    Si puedes imaginarlo, quizás, puedas entender el dolor de esas otras personas que también viven agradecidos a la Vida, agradecidos tanto a sus madres que los alumbraron como a sus padres (gracias a la Naturaleza) y agradecidos a la diversidad de opiniones que nos hacen reflexionar sobre tantas cosas. Personas al fin y al cabo, como TÚ y YO, iguales.

    Si relees mi intervención anterior sin sentirte dolida puede que tus ojos se abran un poquito y veas que respeto a todos por igual pero que existe una nueva lacra social y que las defensoras de esta igualdad a día de hoy, muchas sé que denuncian e incluso, a veces, sienten indignación y vergüenza por aquellas otras que falsamente recurren a estas leyes para hundir a sus parejas, aquellas que ellas soñaron y que como no lo fueron, como no fueron el príncipe azul que deseaban pues, pensaron: “Ahora te vas a enterar” (ea, por no serlo) Esto es lo que denuncio uniéndome a estas indignadas que luchan por esa libertad a la que hacía referencia y que por supuesto también defiendo pero, claro, eso no lo leíste. Tus ojos se cerraron al leer aquellas palabras.

    La misma indignación y vergüenza siento yo cuando escucho estas barbaries en las noticias sobre muertes en este sentido. El problema ahí fue, como dice Rocío, empeñarse en seguir creyéndose esa ilusión del príncipe azul terminando siendo su verdugo.

    Por eso, a ver si dejamos de querer que nuestra pareja sea como queramos nosotr@s y aceptémosla tal y como es, puesto que como es, como somos, ya somos perfectos humanos. Tan fácil y tan difícil como elegir libremente a esta pareja para compartir nuestra vida y, si no nos interesa dejarla marchar, eligiendo también libremente ese paso, sin agredirla, no? ¿Es posible?

    Por cierto, “sexos diferentes”, Anónimo3, gracias a Dios o a la Naturaleza, no crees? Hay cosas que son propias y exclusivas de cada uno de los sexos pero, básicamente el sexo evolucionó para conseguir la perpetuidad de la especie, para nada más. Aunque nosotros descubrimos el placer de ponerlo en práctica. Muchas especies no lo perciben así. Aceptémoslo y disfrutémoslo. Salvando esta diferencia, en mi opinión somos prácticamente iguales y está bien, está muy bien que tengamos que unirnos con otro del sexo contrario para procrear.

    Luciérnaga, en mi opinión “aceptar” es entender que algo existe y que es así. La violencia existe y se manifiesta cruelmente. Como existe, hay que aceptarla, no desaparecerá pero, tenemos la obligación moral de denunciarla. El “miedo” existe, está ahí y tiene su función, hay que aceptarlo, hay que entender su función y una vez hecho esto supongo que se mitiga pero no desaparece.

    Saludos.

  8. InmaMonarca Says: noviembre 29, 2011 at 3:06 am

    J: tengo un amigo íntimo que ha sido maltratado por su mujer.
    He trabajado con homosexuales
    maltratados por sus parejas hombres.
    Estás opinando sobre un 1% de una población agredida por algún miembro familiar que no ha podido decir la verdad o ha mentido. Porque es “violencia familiar”, el término “de género” nos lleva a confusión, porque es político.
    Sí, desde mi dolor te hablo. Pero también desde el dolor de mi amigo, de los que sufren el maltrato familiar: mayores, niños, mujeres.
    El 99% de la población en estas circunstancias. Y te aseguro que sé de lo que hablo.
    Sé que la madre, la mujer dá a luz, sé de hombres que son maravillosamente “padres” con Mayúscula. Mi intención no era ser conservadora hasta ése punto.
    Pero sigo pensando que no has visto bien la realidad. Que no has investigado lo suficiente para corroborar lo que dices, que no te has involucrado.
    Respeto tu opinión. Pero pienso que distas mucho de la realidad existente.
    Y mi dolor me sirve para explicarte lo que hay, desde el punto de vista general. Porque mi dolor me lleva a que mi Ser madure, Vea, Sienta, y comparta contigo. No utilizo mi dolor para algo que no sea positivo.
    Espero que puedas ver desde tu Ser el Dolor de la violencia familiar, no el de un 1%, que puede utilizar la Ley oportunistamente,y que es investigad@, te lo aseguro, por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
    Me gustaría que investigaras, que supieras la Realidad con Mayúsculas existente. Me gustaría que no dijeras que mi Dolor me lleva a no ver lo que tú ves, creo que no es justo.
    Sigo sin ver tu punto de vista. Lo respeto, pero pienso que te sigue faltando mucho por Saber, Entender desde tu SEr. Gracias.

  9. Muchas gracias a todos/as por vuestras aportaciones, sobre todo a aquellas personas que con valentía comparten el dolor que sintieron fruto de la violencia de las personas que supuestamente les querían. Creo que esa valentía de manifestar lo que he vivido hace que esta lacra social deje de estar escondida en los hogares y salga a la luz para que podamos apoyar a las personas que las sufren y educar a las futuras generaciones para que estén libres de esa gran mentira que asocia violencia con amor. Los celos no son amor, el control no es amor, la limitación del otro no es amor. El Amor es respetar al otro tal y como es, si podemos crecer juntos (aunque eso a veces genere el dolor de enfrentarnos a nuestros miedos) entonces la pareja estará viva y nos ayudará a crecer, a nosotros mismos. Si la pareja limita, entonces ya no hablamos de amor sino de miedo. Una pareja sana es aquella en la que cada uno se centra mas en crecer que en lo que debería hacer la otra persona para facilitarme la vida. La responsabilidad de estar bien es mía, y una vez que yo estoy bien puedo ayudar a crecer al otro. Desgraciadamente abunda el concepto contrario, la responsabilidad de hacerme estar bien es tuya y si no me haces estar bien trato de cambiarte para adaptarte a lo que yo deseo que tú hagas. Yo, yo, yo, yo, yo. Cuando hay demasiados “yoes” es que hay carencia y, por suerte o por desgracias, la otra persona no es la responsable de llenar mis carencias.

    Creo que, JJ y Mariposa, estáis hablando de lo mismo, una del 99% y el otro del 1%, y en lo que seguro estáis de acuerdo es que cada persona merece ser ayudada ante un problema de violencia, sea este problema de la naturaleza que sea, del género que sea o de la raza que sea. La violencia es parte de nuestra ignorancia y nuestras limitaciones, dice José María Doria que en vez de luchar contra el mal es mejor luchar a favor del bien y me uno a él, por eso agradezco que con vuestras experiencias nos hagáis mas conscientes sobre el dolor que hay debajo de cada una de esas historias debajo de las que hay personas únicas y no meros números. Gracias y mucha fuerza

  10. Rocío, muchas gracias por recordarnos la necesidad de trabajar y fomentar el RESPETO. Todos lo podemos hacer, diariamente, con cada uno de nuestros actos.
    Yo también me sumo a la celebración de ese 25 de noviembre….cada día!!!.

  11. Aceptar que existe la violencia, si debemos aceptar que existe claro, pero cuando no está en nuestras manos hacerla desaparecer de nuestra vida, de nuestro lado. Pienso que nosotros elegimos vivir cerca de esa violencia o alejarnos de ella, en el momento que le damos de lado dejamos de aceptarla y por lo tanto desaparece de nuestra vida, junto a ella se marchara también el miedo. Desde luego cuando hay violencia es porque hay carencia merecedora de ayuda seguro, aunque creo que se trata básicamente de una autoayuda.
    La educación evolucionara y algún día la violencia desaparecerá.
    Gracias.

  12. Luciérnaga, tu comentario me parece muy bonito, sincero y profundo. Pienso, a raiz de tus palabras, que la violencia es según la vemos. Si está en nuestras manos convertirla en otras personas, de las que emana, convertir la violencia en esa oportunidad de descubrir la carencia que esconde… estaremos aceptando esa oportunidad y no aquella violencia (ya que es según se mire); ante dicha oportunidad y aplicándole ese amor, sin miedos también, podemos transformarla en la persona portadora.
    Creo que así sí desaparecerá y con gente como tú, con esa fe puesta en ello se conseguirá erradicar.
    Así pues, pongamos todos ese granito de arena al que me uno contigo para erradicarla.
    Ahora bien, siendo un poco más realista, pienso también que ante todo somos humanos y cada individuo es único y muchos, muchos de ellos portan esos miedos. Viviendo nuestra vida nos econtramos en nuestro camino, elegido también, escenas violentas que nos impiden hacer algo y se nos remueve algo dentro, nada más hay que encender la tele o la radio para ser informados de actos violentos a cada momento. Por cierta responsabilidad, pienso que no debemos estar ajenos a ello y que siempre que podamos hacer algo porque se manifiesta en nuestro camino, bien en un vecino, en alguien que camina por la otra acera o bien en nosotros mismos, podríamos hacer lo propio y entenderla como esa oportunidad y demostrar el amor que llevamos dentro para infestar al mundo de él.
    A mí aún me cuesta aceptar mis oportunidades de crecer pero, me he empeñado en conseguirlo y a través de este blog me apoyo así que, GRACIAS de corazón por todos vuestros comentarios.

  13. InmaMonarca Says: diciembre 1, 2011 at 11:53 pm

    Hay tantas formas de violencia familiar, que Dar Espacio para Crecer dentro de una Familia No es comprensible en nuestra sociedad actual.
    Violencia rescatada no es sólo saber que están maltratando físicamente a alguieny tomar algún tipo de acción, creo que muchos haríamos algo por ayudar y defender a la persona agredida, y digo “muhos”, porque nuestra sociedad habla, y no entiende nada, o muy poco.
    Nuestro pasado catolicísimo nos hace “prejuzgar”, “pre-pensar”, creer que la violencia contra la mujer, MUJER, no es violencia contra los niños o los mayores o los travestis, o las personas que conviven en la familia es “pre-creer” que sólo son Ellas las que la sufren.
    Oímos y tampamos nuestras orejas, vemos desprecio, y pensamos que “puede” ser normal, que “ellos sabrán sus problemas”.
    Valientes no somos ninguno, porque primero hay que estar bien informad@s, luego actuar.
    Este día ha traído mucha polémica en este blog. Será porque nada está zangado, nada está coordinado, seguimos siendo una sociedad con miles de prejuicios, que “juzgan”,”matan” exterior o interiormente.
    Mi género, el femenino, lucha todos los días por no ser Víctima, por no sufrir violencia, porque afecta a much@s, no solo a ellas.
    Gracias, Antonio.

  14. La esclavitud no se abolió dando poder a los negros para esclavizar a los blancos ¿cosa un tanto absurda, no?.

    Lo mismo opino de la violencia o de los derechos de las personas que se pisotean, si hace 20 años se trataba mal o en desigualdad al género femenino no vamos a arreglar nada haciendo ahora lo mismo con el masculino.

    Igualdad = si
    Violencia= no
    Género= humano

  15. Yo pienso que el maltrato la mayoria es de los hombres,los hombres son los que maltratan a las mujeres,la mayoria que llega borracha,o que no encuentra la comida hecha,los hombres asi son los que hay que tener con ellos cuidado.
    Yo cuando pasaba por la calle he visto muchos maltratps en la calle la mayoria son novios nisiuiera llegaron a casarse y lo unico que llegue a hacer es separarlos muchas veces he recibido golpecitos pero cuando los separo las mujeres estan llorando se meten en una esquina y lloran mientras el otro insultando y escupiendo,la pobre mujer llorando piediendo perdon y perdon y perdon cuando consegui calmarla es cuando me dio las gracias,le dije que le denunciara pero tenia miedo lo unico que me pidio fue:Me llevas a casa por favor recogere mis cosas e ire a madrid donde viven mis padres,solo vengo a estudiar.la lleve y luego le hice el favor de llevarla al aeropuerto,daba pena la pobre
    Por eso digo que los hombres y mujeres son iguales,no deben de tratar a alguien que quieres asi.

    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *